Oración Antigua para Después de la Comunión

Haced, Señor que recibamos con alma pura lo que hemos tomado por la boca y que vuestro Cuerpo Santísimo, que en este tiempo recibimos, nos sirva de remedio para la
eternidad.

Oh Señor , vuestro Cuerpo y Sangre, que acabo de tomar por la boca, se apeguen á mis entrañas y despues de haber recibido un Sacramento tan santo y puro, no quede en mí mácula de pecado.  Concedednos Señor , que pues hemos gustado de las delicias de vuestra Mesa, tengamos siempre hambre de aquella Vianda celestial,
que puede adquirirnos la vida eterna. Experimentemos Señor, con la recepción de vuestro Sacramento
el alivio de cuerpo y alma para que consigamos todo el efecto de este
remedio celestial.

¡Oh Dios! concedednos que la operación divina del dón celestial que acabamos de recibir , nos posea en
cuerpo y alma á fin de que en adelante no obremos por nosotros mismos, sino mas bien el efectoy gracia de este Sacramento prevenga nuestras acciones Pues habeis dado lugar á que nos acerquemos á estos santos Misterios.

Disponed interiormente nuestro corazón,para que reciba todo el efecto. Oh Dios concedednos por la Oración
de la Santísima Virgen y de todos vuestros Santos, que el Sacramento que hemos recibido, nos purifique y no sea para nuestra condenación. Que sirva para obtenernos el perdón de nuestros pecados: sea salud para los pecadores, apoyo para los débiles, invencible defensa contra las tentaciones y peligros de esta vida, y que todos los vivos y difuntos alcancen la remisión de sus faltas. Por nuestro Señor Jesucristo , que vive y
reyna con Vos en unidad de Dios y el Espíritu Santo, por todos los siglos de los siglos. Así sea.