Oracion a Santa Polonia

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espiritu Santo, amén

¡oh vírgen santísima Polonia! Que fuego fué el que así os encendió en el amor de vuestro esposo Jesucristo, y abrasó vuestras entrañas, que os hizo correr y arrojar en el otro fuego que tenían preparado los impíos ministros para quemaros viva? Fué fuego divino, amoroso y eficaz; fué fuego que siempre arde y nunca se consume, el cual de tal suerte inflamó vuestro corazon, que fuísteis más pronta vos para morir por Cristo que vuestros enemigos para daros la muerte.

Lastimaron vuestro sagrado cuerpo, quebrantaron vuestras mejillas, arrancaron vuestros dientes para darnos ejemplo de lo que debemos padecer por el Señor, y confianza que cuando en nuestros trabajos y dolores acudiéremos á vos por remedio, seremos de vos oídos, y que por vuestra intercesion alcanzaremos alivio en nuestros males, pues vos con tan rara alegría y júbilo de vuestra alma padecísteis tanto por su amor. Pues ayudadnos, vírgen bienaventurada, siempre que fuéremos fatigados del dolor de los dientes y muelas y otros males de nuestro cuerpo, é invocáremos vuestro favor: por Jesucristo vuestro esposo. Amen.